protAgonizo es un monólogo escrito, dirigido e interpretado por Ester Bellver. Se estrenó en octubre del 2009 en Aretxabaleta (Guipuzkoa). En Madrid tuvo una gran acogida repleta de prórrogas y reposiciones. Saltó de una a otra sala alternativa (Montacargas, Triángulo y AZarte) manteniéndose tres años consecutivos en cartelera. En noviembre del 2011 se presentó en la sala Princesa del Teatro María Guerrero (Centro Dramático Nacional) donde también se prorrogaron sus actuaciones. Ha pasado por Palma de Mallorca, Ciudad Real, Segovia, Asturias, Murcia, Granada, varias ciudades del País Vasco, Cádiz, Barcelona, Valladolid, Sevilla, Palencia, Puertollano, Zaragoza, Albacete, Valencia, Zamora..., y en el ámbito internacional por Buenos Aires. Continúa en gira.

ESPECTÁCULO RECOMENDADO POR LA RED NACIONAL

viernes, 9 de julio de 2010

La 702

Ya llegando, pregunté si había una heladería por la zona: -Dos horchatas para llevar, por favor. Subí a la séptima planta. -¿la 702? -Segunda puerta a la derecha -¡Hola!, ¿os acordáis de mi? -Cómo no nos vamos a acordar, pasa -Os he traído unas horchatas, ...no sé, Zótico, si te la podrás tomar - Hace días que no come, no le entra (beso) -¡Estoy muerto! (beso y beso), tengo cáncer en el estómago con metástasis en la cadera, ...no, no hay problema, me la puedo tomar, ¡trae! -Hay que quitar las tapitas primero. Toma, una para ti y otra para ti. Hoy os voy ha hacer un trocito que habla de un "milagro": de un árbol que revivió después de llevar muchos años seco porque un rayo que le había caído encima secándole para siempre...

La 702 se convirtió por unos instantes en la terraza de la calle Argumosa donde nos solíamos encontrar cada tarde hasta hace tan sólo unos días: ellos tomándose su horchata, yo contándoles algún que otro cuento. (Viene como continuación de las entradas tituladas "La horchata de Argumosa" (entrada I) y "Repartidora de papelitos" (entrada II). Pincha aquí para leer entrada I y entrada II)

Escultura que adorna la puerta del hospital de la luz (no sé el autor)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El milagro del albaricoquero y la niña,tan enternecedor como el de que quede gente como tu que aun hace cosas como esa que cuentas sin afán de presumir de ella, movida tan sólo por el corazón.

Rotura Producciones dijo...

El otro día, a la vuelta del verano, pregunté por ellos a la dependienta de la horchatería. No llegué a oír bien el día exacto que me decía, a finales -dijo- sucedió, de julio..., a ella se la va a llevar su hija: la demencia, ya sabes, y eso que tenía...

En el sabor de la horchata me reencontraré ya siempre con vosotros. Vuestro recuerdo pervivirá allí, tan dulce como como el zumo de la chufa.