protAgonizo es un monólogo escrito, dirigido e interpretado por Ester Bellver. Se estrenó en octubre del 2009 en Aretxabaleta (Guipuzkoa). En Madrid tuvo una gran acogida repleta de prórrogas y reposiciones. Saltó de una a otra sala alternativa (Montacargas, Triángulo y AZarte) manteniéndose tres años consecutivos en cartelera. En noviembre del 2011 se presentó en la sala Princesa del Teatro María Guerrero (Centro Dramático Nacional) donde también se prorrogaron sus actuaciones. Ha pasado por Palma de Mallorca, Ciudad Real, Segovia, Asturias, Murcia, Granada, varias ciudades del País Vasco, Cádiz, Barcelona, Valladolid, Sevilla, Palencia, Puertollano, Zaragoza, Albacete, Valencia, Zamora..., y en el ámbito internacional por Buenos Aires. Continúa en gira.

ESPECTÁCULO RECOMENDADO POR LA RED NACIONAL

sábado, 15 de enero de 2011

Opiniones aparte

Marcos Ordóñez nos dedica estas palabras en El País de hoy:
Me habían hablado muy bien de ProtAgonizo, el valiente monólogo de Ester Bellver, que tras una temporada por las alternativas madrileñas ha recalado en una nueva sala barcelonesa "de bolsillo", Porta 4 (¡bienvenida!), en la plaza de la Virreina. Ester Bellver es un pedazo de cómica, con fuerza y talento por arrobas, pero a su espectáculo, para mi gusto, le sobran cucamonas. Yo creo que si se centrara en sus aventuras teatrales, que cuenta con muchísima gracia, y recortara las postalitas de infancia, ProtAgonizo sería un trueno. No hay que perder de vista a esta actriz.
Recordé, al leerlo, la crítica que nos hizo Javier Matesanz en Mallorca:
Una función en primerísima primera persona a la que sobran quizás 15 minutos para ser redonda. Probablemente parte de los últimos, los metateatrales, porque está más visto, es menos original y más previsible, la sempiterna reflexión del actor sobre el hecho interpretativo y el sentido de una vida dedicada a representar otras de ajenas. Pero el conjunto funciona, y lo hace muy bien. Divierte y estimula. Rebusca emociones íntimas y visita con gracia lugares comunes... Repasa una vida, que uno sospecha que no es única, personal e intransferible, sinó más bien de carácter universal. Hay de todo y de todos un poco. Y visita la ficción, pero inspirada en sensaciones, en hechos, en ilusiones reales que si no ahora, todos hemos vivido o sentido alguna vez. Aunque fuera manchando de colores unos papeles de la guardería.
Muchas veces uno se encuentra con comentarios y sugerencias completamente contrarias como éstas. En ocasiones un espectador me dice que para él sobraría una escena determinada y al día siguiente otro me comenta que precísamente es con ésa con la que más se ha identificado y emocionado. Gente muy reconocida en el teatro me ha llegado a aconsejar que el espectáculo debería ser redirigido por un director que no fuera yo e incluso ser revisado dramatúrgicamente por otro autor, mientras que un Premio Nacional de Teatro, como es Agustín García Calvo, era el que desde un principio me animaba a llevar este texto a la escena.
En fin, opiniones aparte, esta tarde nos volveremos a encontrar. Tenemos función a las 20h en PORTA 4. C/ Esglesia 4/6. BCN.
Para leer la crítica de Marcos Ordóñez pincha aquí (la parte dedicada a protAgonizo en el último párrafo. Resto de críticas colgadas en un gadget de la derecha titulado "Críticas".

8 comentarios:

dawidh dijo...

A los críticos se les olvida eso de vive y deja
vivir...Si en vez de ir a ver la función como crítico(marujo)hubiera ido como espectador relajado se lo habría pasado mejor,se hubiera reido más y al día siguiente le vendrían a su mente flashazos de protAgonizo que enriquecen el vocabulario creativo de la vida de cada uno...Todo el mundo que ha hecho un poquito de teatro sabe que interpretar a una niña de seis u ocho años,como haces,es una de las aventuras teatrales más dificiles que existen,el hacerlo bien y que no resulte ñoña esa niña es una tarea como subir al Everest,te puedes quedar por el camino,y tú Ester,no sólo subes,si no que después te lanzas al vacío...Que se lo pregunten a Blanca Portillo,o a Maruja Torres,o a...En fin que en este pueblo se nos olvida regar nuestro huerto mirando el del vecino y lo digo por experiencia.Ser crítico con la OBRA de los demás es uno de los trabajillos más fáciles y paletos que existen ...Viva el analfabetismo que deja que entren en nuestros corazones.

Anónimo dijo...

Se abre un nuevo año par a ProtAgonizo: deseo lo mejor a esta obra valiente, intensa y profunda.
Begoña

Juan sin Credo dijo...

Al final el crítico no es sino un espectador más que tiene el arrojo (o el descaro) de plantear su opinión como la más acertada, descartando la visión de conjunto o global del resto del público que, en definitiva, es uno de los principales responsables para hacer que una obra funcione unos días mejor y otros días no tan bien como se esperaba.
Gira en la gira

Rotura Producciones dijo...

En primer lugar gracias a todos por dedicar unas palabras a protAgonizo y a esta entrada. Gracias también a Marcos Ordóñez por asistir a la función y reseñar en Babelia este humilde espectáculo. Pero tengo que decir que, para mi gusto, prefiero hablar de las cosas exponiéndolas y analizándolas sin calificarlas ni juzgarlas. No me han agradado, por tanto, los calificativos, ni el de “Marujo” en el caso del comentario de Dawidh, ni en el caso de Marcos Ordóñez, el de "cucamonas". Esto despista, a mi parecer, de lo que de interesante se pueda decir de algo. En el caso de Marcos Ordóñez pienso que no ha caído en lo que habita eso que denomina como "cucamonas" o “postalitas”. Una niña, cuarenta años después, habla denunciando que la educación que le dieron en un colegio de monjitas fue romperle un dibujo porque había pintado unas nubes de color rosa que intentaban transmitir la belleza de una puesta de sol en lugar de pintarlas azules, que era como debían de pintarlas los niños, aunque las nubes no sean azules. Una niña habla cuarenta años después denunciando que el progreso vino con una escavadora a cortar su árbol albaricoquero para cambiárselo por asfalto. Una niña habla cuarenta años después para denunciar tantas cosas que en su momento tuvo que callar, y que sigue callando como mujer cuarenta años después. Una niña resucita cuarenta años después para gritar que no la han matado todavía. Eso puede que no esté bien hecho, que no esté bien contado, comunicado, que poéticamente no te termine de gustar como está resuelto, que la actriz no logre transmitirlo bien (es verdad que la de ese día no fue una de las mejores funciones) pero, esas cosas, "cucamonas" no son. Por otro lado, Juan sin Credo, te diré cuán importante es una palabra en boca de un crítico reconocido como Marcos Ordóñez lo es. “Cucamonas”, hará, seguramente, que todo el esfuerzo e ilusión puestas en traer protAgonizo a Barcelona quede en fallido. El público aficionado al teatro ya se pensará si venir o no y algunas puertas de teatros más prestigiosos, circuitos, ferias…, que se podrían haber abierto tal vez permanecerán cerradas. Pero por otro lado este espectáculo tiene ese encanto, el de irse colando por las grietecitas. Hoy de nuevo función. A las 18h en PORTA 4. Salud, e.

Juan sin Credo dijo...

Mi querida Ester ya que a mí me hablas te respondo que maldigo a ese público conservador que espera la palabra de un crítico-demiúrgico para asistir a un espectáculo.
Cuando fui a verte por primera vez escuché, previamente, la docta voz de auténticos, y no mediáticos, maestros como Ángel Galiano o el gran López-Estevez. Almas verdaderamente especializadas y no meros mercenarios de la cultura que están a sueldo del mejor postor.
Con franqueza te digo que nunca había disfrutado tanto,al igual que Lola Dueñas, Goya al día siguiente, sentanda junto a ti en el pequeño escenario del Montacargas, que se estuvo toda la obra riendo a carcajada limpia.
Animo desde mi más sentido intuitivo de fiel espectador a todos aquellos otros que no confíen del todo en la palabra de un critico-dios institucionalizado y sean valientes para acercarse a verte y disfruten con la visión y lectura del mundo que tú nos propones.
Más vale la palabra en la mano de cientos de pájaros, anónimos espectadores, que el alto vuelo del cóndor crítico que tiene su nido cerca de la morada de los dioses-empresarios

Anónimo dijo...

Lo que a unos les resulta superfluo o descartable a otros les remueve las entrañas y el corazón. Juzgar o calificar, como bien dice Ester, no me parece la mejor manera de abordar algo, en este caso protAgonizo, pues significa no entrar en análisis y quedarse en el terreno de los gustos particulares, algo que, si bien en una conversación de bar con los colegas no suele traer mayores consecuencias (aunque no deje de ser aburrido), por escrito y firmado, especialmente cuando el medio tiene mucha difusión, si que las puede tener. Y más si a eso añadimos que en este mundo de ‘adultos’ (entiéndase de la manera más peyorativa posible) en que vivimos hay categorías de personas y lo que dice uno tiene más valor y es más tenido en cuenta que lo que dice otro no por lo dicho sino por ser quien es. Resulta triste que el gusto personal de alguien (cualquiera) pueda arrastrar tantas consecuencias para otros, para un espectáculo en este caso que, sencillamente, no tiene el mismo o, más aún, está peleando contra lo particular (aunque sea desde ello mismo) para intentar llegar a lo común de sentimientos y pensamientos entre la gente, cosa que, a pesar de los pesares, consigue.

Rotura Producciones dijo...

La función de hoy ha salido muy bonita. El público se lo ha pasado muy bien y yo con ellos. Un espectador me ha regalado un dibujito con nubes pintadas de rosa. Otro me dice que ha venído recomendado por un payaso mago que vino hace unos días y que me trae de su parte un relojito al que se le aparece y desaparece una cartita con una reina de corazones. A la vuelta a casa me encuentro con vuestros comentarios... Bueno, pues nada más que decir. Besos y buenas noches. ¡A soñar!

Programador web Cádiz dijo...

Esta interesante lo del blog lo estaré mirando Esta información es muy valiosa gracias y sigan publicando