protAgonizo es un monólogo escrito, dirigido e interpretado por Ester Bellver. Se estrenó en octubre del 2009 en Aretxabaleta (Guipuzkoa). En Madrid tuvo una gran acogida repleta de prórrogas y reposiciones. Saltó de una a otra sala alternativa (Montacargas, Triángulo y AZarte) manteniéndose tres años consecutivos en cartelera. En noviembre del 2011 se presentó en la sala Princesa del Teatro María Guerrero (Centro Dramático Nacional) donde también se prorrogaron sus actuaciones. Ha pasado por Palma de Mallorca, Ciudad Real, Segovia, Asturias, Murcia, Granada, varias ciudades del País Vasco, Cádiz, Barcelona, Valladolid, Sevilla, Palencia, Puertollano, Zaragoza, Albacete, Valencia, Zamora..., y en el ámbito internacional por Buenos Aires. Continúa en gira.

ESPECTÁCULO RECOMENDADO POR LA RED NACIONAL

martes, 7 de diciembre de 2010

¿Cielo?

Quedan sólo dos funciones en Triángulo. ¡Parece mentira! No sólo esto, todo, últimamente, me parece mentira. La sensación es de haber cobrado una gran distancia con todas las cosas, con todo lo que supuestamente compone "mi vida". Estoy en un lugar muy raro, de espectadora incrédula. Observo las cosas pero no soy capaz de vivirlas o de sentirlas... Lo que sí parece es que un monstruo imparable se traga todo lo que pilla. Ese es el gran espectáculo. La escenografía son unas arenas movedizas en las que irremediablemente todo termina hundiéndose. Es imposible aferrarse a nada. Desde la ventana contemplo las gotitas de lluvia haciendo circulitos en un charco. En el charco se refleja un gris plomizo que oculta la idea azul que tenía yo por cielo. Cielo son los dos, pero no, no son el mismo ¿cielo?Al ir a sacar esta foto del ¿cielo? que se ve hoy desde mi ventana, se colaron estas dos palomas que, ajenas a ideas y colores, volaban. ¡Qué maravilla debe de ser eso de volar!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Antes el vuelo del ave, que pasa y no deja huella,/ que el paso del animal, que queda recordado sobre el suelo./ El ave pasa y olvida; así ha de ser./ El animal, donde ya no está y por eso ya no sirve,/ muestra que ya estuvo, lo que no sirve para nada.// El recuerdo es una traición a la Naturaleza/ porque la Naturaleza de ayer no es Naturaleza./ Lo que fue no es nada, y recordar es no ver.// ¡Pasa, ave, pasa, y enséñame a pasar! (Alberto Caeiro)